TOP de La Serena condena a 3 años y un día de presidio efectivo a autor de desacatos en contexto de VIF

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de La Serena condenó a M.L.C.L. a la pena única de 3 años y un día de presidio efectivo, en calidad de autor de seis delitos consumados de desacato en contexto de violencia intrafamiliar; más dos penas de 61 días de reclusión efectiva, como autor de dos delitos de amenazas en contexto de VIF. Ilícitos perpetrados en octubre y noviembre de 2020, en la comuna.

En fallo unánime, el tribunal –integrado por las magistradas Eugenia Gorichón (presidenta), Andrea Rojas y Eugenia Gallardo (redactora)– aplicó, además, a M.L.C.L. las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para derechos políticos y la inhabilitación absoluta para cargos y oficios públicos durante el tiempo de las condenas.

En la causa, el tribunal también impuso al sentenciado la accesoria especial, contemplada en el artículo 9 de la Ley N° 20.066, de prohibición de acercarse a la víctima, su domicilio, lugar de trabajo o de estudio, así como a cualquier otro lugar al que concurra o visite regularmente, dentro un radio de 200 metros, por el término de un año por cada condena.

Decisión de cumplimiento efectivo adoptada por el tribunal: “(…) teniendo a la vista el extracto de filiación y antecedentes del sentenciado, en el cual aparecen siete anotaciones prontuariales pretéritas a estos hechos, y que a lo menos aquellas de fecha 16 de abril de 2019 en que se le condena como autor del delito de tráfico de drogas en pequeñas cantidades a la pena de 541 días de presidio menor en su grado medio (…); y aquella de fecha 22 de julio de 2019 en la que se le condenó como autor de un delito de manejo en estado de ebriedad, sin haber obtenido su licencia de conducir, a otra pena de 541 días de presidio menor en su grado medio, es que (…) está impedido de ser beneficiado por una pena sustitutiva”.

El fallo agrega que “(…) los vínculos de convivencia anterior y de padres de un hijo en común, que existen entre el encartado y la persona objeto de la protección que resguardaban las resoluciones judiciales desacatada, hace que la transgresión a ellas, constituya en sí misma un acto de maltrato”.

Así también, el tribunal considero que la conducta del sentenciado “(…) en términos concretos, daña gravemente la integridad psíquica de la afectada y pone en riesgo latente su integridad física, razones por las cuales, no se puede sostener que el delito de desacato solo protege el imperio de lo ordenado cumplir, sino que afecta directamente otros bienes jurídicos, que son justamente los que intentaba proteger en este caso la medida cautelar y por ello estas conductas deben ser estimadas como comprendidos en el amparo que brinda la Ley de Violencia Intrafamiliar y consecuencialmente, calificarlas como cometidas en contexto de violencia intrafamiliar”.

“En cuanto a la propuesta de la defensa, de calificar jurídicamente los seis delitos de desacato, como un delito continuado y no reiterados, como lo propuso el acusador, estimó el tribunal, que habiéndose acreditado seis hechos distintos, debidamente delimitados en tiempo y espacio, y que en cada uno de ellos, se completó íntegramente el daño al bien jurídico protegido por el tipo penal, es que no se hará lugar a lo solicitado por la defensa”, explica el fallo.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que alrededor de las 15 horas del 14 de octubre de 2020, el sentenciado concurrió al domicilio de su exconviviente y madre de un hijo común, ubicado en el sector Bosque San Carlos, comuna de Coquimbo, lugar en donde le exigió que le pasara a su hijo, bajo amenaza de matarla si no lo hacía; incumpliendo con su actuar las resoluciones del Juzgado de Garantía de Coquimbo del 8 y 15 de febrero del mismo año, notificadas personalmente en audiencia al imputado; que le prohibía acercarse a la víctima, domicilio, lugar de trabajo o estudios o cualquier otro en que ella se encontrara o visitare habitualmente, hasta un radio de 200 metros.

Posteriormente, incumpliendo las mismas resoluciones, concurrió en noviembre en cinco oportunidades al domicilio de la víctima, el 7, alrededor de las 20:50 y de las 23:00 horas; el 9, a las 21 horas aproximadamente, y el 18, alrededor de las tres de la tarde y en horas de la noche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *